Mostrando entradas con la etiqueta Poesía Amorosa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poesía Amorosa. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de marzo de 2011

La Fonte




 私たちの心はあなたとともに
Nuestros Corazones Estan con Vosotros


La Fonte

 
Cantar del alma que se huelga

de conocer a dios por fe.



Que bien se yo la fuente que

mana y corre,

aunque es de noche.



Aquella eterna fuente está escondida,

que bien sé yo do tiene su manida

aunque es de noche.



Su origen no lo sé, pues no le tiene,

más sé yo que todo origen de ella viene,

aunque es de noche.



Sé que no puede ser cosa tan bella,

y que los cielos y tierras beben de ella,

aunque es de noche.



Bien sé que suelo en ella no se halla,

y que ninguno puede vadealla,

aunque es de noche.



Su claridad nunca es oscurecida

y sé que toda luz de ella es venida,

aunque es de noche.



Sé ser tan caudalosos sus corrientes,

que infiernos, cielos riegan y las gentes,

aunque es de noche.



La corriente que nace de esa fuente

bien se que es tan capaz y tan omnipotente,

aunque es de noche.



La corriente que de estas dos procede

sé que ninguna de ellas le precede,

aunque es de noche.



Aunque esta eterna fuente está escondida

en este divino pan por darnos vida

aunque es de noche.



Aquí están llamando a las criaturas,

y de esta agua se hartan aunque a oscuras,

porque es de noche.



Aquesta viva fuente que deseo,

en este pan de vida yo la veo

aunque es de noche.





1578

San Juan de la Cruz



lunes, 20 de diciembre de 2010

Poesía Amorosa




De nuevo, el relajante Amor me perturba.


Indigno, incombatible, dulceamargo.

Para ti, Atis, ya que es odioso el preocuparte por

mí, mientras revoloteas hacia Andrómeda.

 
Me parece que igual a los dioses

es aquel joven que frente a ti

se sienta y te escucha cercana,

mientras amable conversas.

Y sonríes seductora...


Y esto aterra mi corazón dentro del pecho,

pues tan pronto te miro un instante,

como ya me es imposible decir una palabra,

pues mi lengua desfallece en seguida.

 
Un fuego sutil irrumpe bajo mi piel,

nada veo con mis ojos,

zumban mis oídos, se me esparce el sudor,

un escalofrío me apresa toda.

 
Estoy más pálida

que la hierba y me parece que

falta poco para morir.

Pero todo hay que soportarlo,

pues esto así sea.

 
Safo

Traductor