Mostrando entradas con la etiqueta Edvard Munch. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Edvard Munch. Mostrar todas las entradas

lunes, 6 de diciembre de 2010

EL GRITO



Iba caminando con dos amigos por el paseo;

El sol se ponía, el cielo se volvió de pronto rojo.

-Yo me paré, cansado me apoyé en una baranda-

-Sobre la ciudad y el fiordo azul oscuro no veía sino sangre y lenguas de fuego-

Mis amigos continuaban su marcha y yo seguía en el mismo lugar temblando de miedo.

-Y sentía que en un alarido infinito penetraba toda la naturaleza-

                                                                                                               
                                                                                                                                Edvard Munch


*****


Es tanto el peso de mi alma que ningún pensamiento puede transportarla,
y no hay alas capaces de elevarla a lo inmaterial.
Si se conmueve, parece acariciar el suelo con sus alas,
como el vuelo de los pájaros cuando presienten la tormenta.
En mi pecho anida una opresión, un temor que adivina un terremoto.

                                                                                                                      
                                                                                                                    Sören Kierkegaard



Traductor