Las Historias del Árbol



"No quiero de ninguna manera suprimir el sufrimiento;
porque a menudo es lo que lleva a que los artistas se expresen con mayor energía".

Millet


Toda obra trae detrás una historia consigo, algunas dramáticas otras hermosas, otras las menos;  sin ningún sentido aparente que las motive.

Toda obra es una manera de dar, de ofrecer vida, el aliento que se expulsa y al mismo tiempo no se comparte, el aliento que engrandece, el aliento que humaniza, el aliento que nos maravilla, el aliento que camina y el aliento que sin camino camina.

Siempre que el acto creador viene, digamos que nos llega, se manifiesta o se gesta mejor definido un enigma o la respuesta de alguna pregunta que puede aún no se haya formulado ni tan siquiera. El arte es la posibilidad de decir uno que está aquí; vivo, De que se existe, de que se tiene sangre, de que se tiene piel, de que se tienen órganos, de que se ama, de que mantiene el derecho a llorar y gritar. Es un acto, la mayor parte de las veces dramático como el parto mismo.

Sin embargo también trae movimiento innovador; un paréntesis en lo transitorio, lo estático o lo vulgarmente cotidiano.

En el arte verdadero no hay tradición, es mentira; lo afirmo. Todo arte ha de expresar una ruptura, un interrogante, una manera de manifestar diferencias. Aquella obra que no contrae cuando la observamos el acto de respirar, un abrir exageradamente de los ojos, un saltar de lágrimás o una simple mueca de desaprobación; válgame la redundancia no es digno hay día de llamarse arte.

Lejos quedan definiciones donde emparentaban el arte con un ideal de belleza o con el seguimiento de un panteón de los dioses del tiempo. Arte putrefacto al servicio del poder: ¿Arte?

Todo arte es un desafío que nace desde las más profundas entrañas del que crea; sino se pone la vida en ello no hay producción que valga, sino se pone parte del alma en lo que se manifiesta, el arte hoy por hoy no tiene sentido.


Lo poético va unido a una respuesta. Sin respuesta no hay poesía

Por eso estas páginas son frutos de la historia de la gente; gente noble que con su desesperación he intento de elevación sobre lo mundano nos han legado "obras eternas"para deleite nuestro.

Cada obra contiene una historia, perdón ; ¿Qué digo? infinitud de historias, por ejemplo, aquel el grito de Cezanne:


¡Estar en el paisaje, sacar de ahí la religión!



 Es un ejemplo; no más.


LAS HISTORIAS FERMOSAS:








Traductor