martes, 18 de diciembre de 2012

Homenaje Personal a Miguel Hernández







La cebolla es escarcha


cerrada y pobre:

escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.




En la cuna del hambre

mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.




Una mujer morena,

resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.




                                     











                                     

2 comentarios:

  1. Ricardo, te vas superando por momentos, realmente bueno este post sobre Miguel Hernández.
    Hacen falta cosas así
    Saludos
    Emilio

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ricardo por este poema de Miguel Hernández.
    Te dejo uno que le dediqué, espero que te guste.
    A MI POETA MIGUEL HERNÁNDEZ


    Mi querido poeta de Levante,
    que entre los animales plateados
    donde secretamente tan soñados,
    dejaste resplandores de diamante.

    Tus letras transcendiendo en caminante,
    por esta vasta España, tan peleados,
    que no entienden de gustos de letrados,
    y ciegos no conocen , un gigante.

    Este ilustre poeta prisionero
    se muere con sus letras encelado
    que escritas nos las deja como acero.

    Mil poetas le cantan con agrado
    que con sangre moría tan entero
    dejándonos su siglo más dorado


    Sor.Cecilia Codina Masachs
    Con ternura
    Sor,Cecilia

    ResponderEliminar

Traductor