martes, 3 de abril de 2012

Comiendo en Colores





Cuando la tierra esté enferma, en agonía por el daño que el hombre le ha causado,
se alzarán las culturas de todas partes del mundo en su ayuda, los que serán denominados
Guerreros del Arco Iris”.




Antigua profecía del pueblo Hopi del Norte de América







Los productos de la tierra que sirven para la alimentación humana se pueden considerar como la “materialización de todos los colores” llevada a cabo por las plantas. Estas absorben la luz y por medio de la función clorofílica, la transforman en sustancias orgánicas que el hombre ingiere comiendo las plantas mismas o sus frutos. Cuando el cuerpo asimila el alimento lo devuelve a su estado originario de energía, es decir, de luz y de color.

 

La Cromodieta consiste en la ingestión del color mediante los alimentos.
La primera diferenciación se establece entre alimentos cálidos en la gama energética del infraverde (amarillos, naranjas y rojos), y alimentos "fríos", en la gama del ultra verde (azules, índigo y violeta).

Dicha subdivisión se efectúa a partir del aspecto que tiene en estado maduro la fruta y la verdura, y en estado fresco para las carnes.

Por lo que respecta a los zumos de frutas, debe considerarse el color del fruto maduro y no del zumo.
En los estados depresivos pueden ser útiles los alimentos rojos que, cuando son absorbidos por el intestino, desmovilizan energías cálidas y agresivas bloqueadas en el plexo solar.

Las personas con sobrepeso que quieran adelgazar deben preferir alimentos de radiación cálida, ya que su organismo acusa la falta de rayos rojos y, en cambio, las personas con falta de peso deben preferir alimentos con radiación azul.

El color de cada fruto o vegetal además de ser un regalo para nuestra vista, nos entrega diferentes componentes y vitaminas que se complementan entre ellas, para entregarnos una mejor nutrición.

La nutricionista Isabel Zacarías, explica el gran beneficio de comer cinco raciones diarias de frutas y verduras de variados colores.

A juicio de la profesional, los vegetales de todos los colores tienen vitaminas, minerales, fibras dietéticas y antioxidantes. Estos últimos son fotoquímicos que tienen naturalmente las verduras y frutas, y que previenen el daño celular, causante de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. De ahí la importancia de que las personas traten de consumir frutas y verduras en su estado natural.

Pero, ¿cómo influyen las frutas y vegetales y sus colores en la salud?

Hay estudios que confirman que los distintos componentes de frutas y verduras contribuyen a reducir la presión arterial, a la prevención de infecciones, a la inhibición del crecimiento cancerígeno, porque actúan en el ámbito enzimático impidiendo que se dañen las células o el ADN. Además de ello, una dieta equilibrada que incluya las 5 porciones de frutas y vegetales permiten que se fortalezca el sistema inmunológico haciéndolo más resistente a las enfermedades. Y como si fuera poco, una dieta variada en colores, ayuda tener una mejor calidad de piel, cabello y uñas.


 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor