martes, 10 de mayo de 2011

"Cuadros y Tejidos de Luz" de Alexandra Eseverri





EL ÁRBOL DE LA VIDA.

CUADROS Y TEJIDOS DE LUZ

Del 06/05/2011 al 12/05/2011


Sala de Exposiciones de la Casa de la Cultura

M.I. Ayuntamiento de San Pedro del Escorial




*****



El hada más hermosa ha sonreído

al ver la lumbre de una estrella pálida,

que en el hilo suave,

blanco y silencioso se enrosca

al huso de su rubia hermana.



Y vuelve a sonreir porque en su rueca

el hilo de los campos se enmaraña.



Tras la tenue cortina de la alcoba

está el jardín envuelto en luz dorada.


La cuna, casi en sombra.


El niño duerme.


Dos hadas laboriosas lo acompañan,

hilando de los sueños los sutiles

copos en ruecas de marfil y plata.






"Los Sueños", Antonio Machado.









*****





Utilizado desde generaciones olvidadas en el calor del hogar, el bastidor de costura es rescatado como símbolo del tejido, y transformado en contenedor de esencia, que a modo de cáscara protege el embrión por nacer, la semilla, la luz.



Hilar, tejer, son símbolos de la creación y mantenimiento de la vida en manos de las Parcas y las Moiras griegas, convertidas en hadas hilanderas, vínculo entre el mundo espiritual y material. El hilo es la vida y la muerte, el continuo tránsito sin comienzo ni fin.


Y en el nido hilado el calor es necesario, para la germinación, para que la luz crezca; un calor que se enciende con el amor y la alegría, con la calma y la paciencia que las mujeres de antaño infundían a su tejer, una acción cotidiana, lenta, simple y pequeña pero hermosa y sagrada. Sin mayores pretensiones.


Son cualidades y estados cada vez más perdidos, casi despreciados en favor de lo masculino, lo especial, la velocidad, la grandeza, lo exterior.


Es Luz que viene de dentro, que anhela crecer. Y crece, mostrando a través del velo lo esencial.


Los Tejidos de Luz nos trasladan a un mundo velado de sueños luminosos. Tules y gasas que velan, transparencias, trasluces y calados, arpilleras, motivos terrenales, semillas que buscan raíz para crecer en árboles hacia el cielo, desde la tierra y volver a la tierra, desde el cielo.


El conjunto conforma un paisaje de incubación, florecimiento y transformación, inspirador de hadas hilanderas, Alex trata de tejer como este hada hilandera laboriosa junto a la cuna, casi en sombra, luz dorada.


De la misma forma, su recorrido ha ido desde lo más opaco de la sombra hasta la casi transparente luz dorada. Las piezas expuestas son los frutos del pasado y las semillas del futuro.


Ella es también el hilo que dio vida y que hace crecer a Sombras un proyecto que explora la luz y la sombra, desde sus aspectos estéticos y visuales hasta los más íntimos y profundos. Luz y sombra son el eje central de una búsqueda interior individual, de la periferia hacia el centro, lugar desde donde puede surgir una creatividad diferente.



2 comentarios:

  1. ¡Hola Ricardo!
    Un tema interesante por su íntima conexión con el alma, con los tiempos y sus querencia, con lo blanco y lo negro, con la historia y sus necesidades.

    Salud.
    J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  2. Un bonito poema, gracias por compartir.
    un placer pasar por tu casa.
    te dejo mi saludo y feliz semana.

    ResponderEliminar

Traductor