martes, 10 de agosto de 2010

Fototerapia y el Álbum Familiar


Foto: Wolly Ronnis


En Arteterapia se trabaja sobre la producción de imágenes inconscientes. Es una tarea de asociación de imágenes, tarea prioritaria sobre el uso de la palabra. Ya nos decía Freud que las imágenes se hayan más cerca del inconsciente. Y si es así no nos cabe más que pensar que las imágenes pueden expresar y representar aquello que va más allá, eludiendo el pensamiento o razonamiento directo.

Todos guardamos viejas fotos en algún lugar de casa. Las mantenemos en la retina de nuestros ojos como parte inseparables de nosotros mismos, colgadas en la pared como testimonio del paso del tiempo, sobre el aparador, sobre nuestro altar, sobre la mesita de noche; son puros archivos de nuestro inconsciente personal, archivos íntimos de nuestro recorrido por la vida.
La prueba más irrefutable del recorrido de nuestra existencia, donde quedaron marcados esos momentos especiales vividos, personas que conocimos y lugares que transitamos ...

Los álbumes que revelan por lo general instantes amables, sigilosos, encantados, motivadores; gente perdida, tiempo pasado, nostalgia infinita de los que nos quisieron y ofrecieron parte de su vida y que ya no están entre nosotros.

Aún así, nuestro álbum, nos puede derogar sorpresas; ya que desde la perspectiva terapéutica nos hace emerger recuerdos, sensaciones, pesquisas, interrogantes en el análisis de la reconstrucción de la personalidad. Por donde se adivinan sentimientos, relaciones, secretos olvidados, traumas, amores, detalles que nos hicieron ser cuanto hoy somos.

El álbum familiar es el mapa de nuestro tesoro íntimo, atrapamos el donde estuvimos, cuanto hicimos; una realidad de la que podemos incluso dudar hoy; nuestros propios mitos, genealogía, espontaneidades y anécdotas.

Según Kraus las fotografías sirven como iconos, tótem mágico que nos permite conectar con el pasado, sueños congelados en el simbolismo del sujeto, descubrir verdades de nuestro propio universo.

El Dr. Akeret en su Photoanalysis va más allá y alude como ayuda al álbum familiar para la interpretación de significados de gestos, posturas y expresiones inconscientes de la persona fotografiada. poses, miradas, conductas, maneras de comunicación no verbal.

Repasamos nuestra vida, la revisamos; hacemos consciente una evocación permanente y sellada de los sustratos de la memoria. Actualizamos, nos reconfortamos, desmenuzamos el paso, el tránsito del "Que Somos" y el "Como hemos llegados hasta aquí", a SER, a ESTAR; trozos inconclusos, navegantes de espacios y del tiempo; un puzzle que toma forma, proyecto y expresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor