sábado, 22 de mayo de 2010

Homenaje a los Niños de Terezin (IV)







Esta mugre en las sucias paredes, alambradas a todo alrededor, y 30.000 almas que duermen, que alguna vez despertarán y verán su propia sangre derramada.

Una vez fui niño, hace tres años. Un niño que ansiaba otros mundos. Ya no soy niño, porque he visto el dolor. Ahora soy un adulto que he conocido el miedo. Palabras sangrientas y un día muerto, es algo diferente de un espantajo.





De cualquier forma, yo creo que hoy sólo duermo, que volveré a ser niño otra vez, volveré a mi niñez como una rosa silvestre, como una campana que nos despierta de un sueño, como una madre que al niño enfermo lo ama con todo su corazón; que horrible juventud que espía al enemigo, las cuerdas de la horca, que horrible niñez que en su seno dirá; este para los buenos, este para los malos.


Allá en la lejanía, 
donde la niña duerme dulcemente. 
A lo largo del sendero entre los árboles, 
Allá en la casa que un día fuera mi orgullo y alegría. 

En el jardín, entre las flores, 
donde mi madre me trajo a este mundo si pudiera llorar... 

A la luz de las bujías al lado de mi cama, 
yo duermo 
y quizás alguna vez comprenda que era una criatura sumamente pequeña, 
tan pequeña como esta canción. 

Estas 30.000 almas que duermen allá entre los árboles, despertarán, 
abrirán sus ojos y verán muchas cosas... 
y se dormirán de nuevo...



Hanus Hachenburg nació en Praga el 12 de Julio de 1929,
y deportado a Terezin en 24 de Octubre de 1942.
Murió el 18 de diciembre de 1943, en Oswiecim





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor