lunes, 5 de octubre de 2015

Arco de Histeria





”Estoy en el negocio del dolor”

Louise Bourgeois




*****



Hermosa escultura en bronce, realizada con la ayuda de su asistente Jerry Gorovoy como modelo. Ilustra que para Bourgeois es importante tener conciencia de la generalización de la histeria. La histeria es ( y debe ser) una condición universal sin género. Ya que tradicionalmente histeria hace referencia desde la antigua medicina griega a : enfermedad de las mujeres, siendo hysteron en griego útero.

Una de sus conclusiones, fue que, el varón histérico es útil para la sociedad, mientras que la mujer histérica se vuelve una carga.

 Louise Bourgeois se debatía por el derecho a ser una mujer con histeria “masculina”: con su violencia y creatividad. Era violenta porque cada vez que creaba una escultura el pasado cambiaba, y esto es un acto de violencia.






En el caso del histérico el descubrimiento de un trauma que provoca vacío y que, aún siendo la fuente de gran angustia, es también condición para que emerja algo nuevo.

Bourgeois se interna en la furia de la creación.

La Histeria es a la vez narcisista y sexual.

La escultura colgante Arco de Histeria expresa sus sentimientos torturados sobre la sexualidad y el cuerpo, el alfa y omega de su ser, en la medida en que los dedos del cuerpo tocan los talones, completando el círculo narcisista orgásmicamente.

El placer y el dolor se funden en la histeria, sustituto del orgasmo, el yo de Bourgeois está en peligro.
Ver obra: La Santa Teresa de Bernini, una mística enamorada de sí misma, con un amante fantasma.
Dentro de uno de los tipos de histeria, el histriónico, encontramos características descritas por Louise Bourgeois  en la conducta de su padre, tales como el egocentrismo, la inestabilidad emocional y conductas teatrales.






El arco de la histeria: una figura totalmente andrógina que se arquea ante un acto de histeria. Esta histeria, ya nombrada anteriormente, antes de estudios más profundos, estaba relacionada
solamente con el sexo femenino. Las mujeres de la época victoriana estaban reprimidas sexualmente; lo que en un principio eran síntomas manifestados psicológicamente, luego llegaban al cuerpo, produciendo el arco en sus espaldas, y movimientos de sus extremidades de forma no intencional como muestra Louise Bourgeois en la obra. (Gasparini, Gabriela)



La diferencia, enteramente notable, entre la realidad de las mujeres victorianas y la obra de Bourgeois es que en esa escultura no se distinguen genitales, lo que conlleva a no poder
determinar el sexo de la figura. Esta obra se transforma en un sujeto que podría ser tanto hombre, como mujer, sufriendo un ataque de histeria. Tiempo más tarde, se comprobó que
es real que ambos sexos pueden tener represiones sexuales no exteriorizadas, padeciendo histeria como consecuencia.
Según el análisis del curador de la obra de Louise Bourgeois, el color dorado –el cual corresponde a toda la figura tallada remite “a lo sagrado, lo lujoso y suntuoso”.




"Yo sabía que no era una locura porque hacía años que venía trabajando con ella. 
Pero no lo volvería a hacer, pongámoslo en esos términos" 


- Dice Jerry Gorovoy sobre el intenso proceso al que sometió su cuerpo para la realización de "Arco de histeria", una de las obras más representativas de Louise Bourgeois.




sábado, 3 de octubre de 2015

HELGA Y LAS MARIPOSAS





         LA SUPERVIVIENTE QUE DIBUJÓ EL HORROR NAZI


lunes, 8 de junio de 2015

Ghost de Kader Attia






Ghost de Kader Attia



Fascinado y sorprendido quedé en el día de ayer al encontrarme repentinamente con esta obra.

Quedando pocas interpretaciones que sugerir por mi parte, las imágenes o esculturas fabricadas en simple papel de aluminio, encorvadas y vacías hablan por sí mismas.

Figuras sin rostro que evocan la nulidad o perdida del ser frente al sistema, la  sumisión y derrota de la individualidad y la razón. 

Me produjo un tremendo desasosiego la obra, miedo en cierta forma. Dolor de no ser, hacia la no oportunidad por diferir ni dilatar la duda o el derecho a elegir una propia manera de vivida. 


Incapacidad, huída .



***** 



En Ghost , una gran instalación de un grupo de mujeres en oración.

Attia hace sus cuerpos como cáscaras vacías, campanas vacías carentes de personalidad o espíritu. 

Fabricada la obra en papel de aluminio - material doméstico, - las cifras de Attia convierten alienígena y futurista, la síntesis de lo abyecto y lo divino.

Cediendo a la meditación brillante, su ritual es igualmente seductor y hueco, cuestionar ideologías modernas - de la religión al nacionalismo y el consumismo - en relación con la identidad individual, percepción social, la devoción y la exclusión. 

De Attia Santo evoca la contemplación de la condición humana como vulnerable y mortal;sus materiales empobrecidos sugieren historias alternativas o entendimientos del mundo, se manifiestan en la experiencia individual y temporal.






martes, 18 de diciembre de 2012

Homenaje Personal a Miguel Hernández







La cebolla es escarcha


cerrada y pobre:

escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.




En la cuna del hambre

mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.




Una mujer morena,

resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.




                                     











                                     

viernes, 21 de septiembre de 2012

Anécdota de Pablo Picasso





Comparto esta simpática anécdota que nos hace llegar Alejandro Jodorowsky desde su blog Plano Creativo.


Recordamos una simpática anécdota de Picasso:

Picasso era cada vez más famoso. Cierto día iba viajando en primera clase de Niza a Paris. En su mismo compartimento había un rico americano que era coleccionista de arte. El americano creyó haber reconocido al artista.

“Eh, ¿no es usted el Señor Pablo Picasso?”

“Sí”, dijo Picasso.

“Dígame”, dijo el coleccionista, “¿por qué no pinta usted a las personas tal y como son realmente?”

“¿Qué?”, dijo Picasso.

“¿Qué por qué no pinta usted a las personas tal como son realmente? Por ejemplo, si miro cualquiera de sus cuadros, sencillamente no es real. Pone usted el ojo en mitad de la frente, la nariz donde debería ir la oreja. Es sencillamente ridículo, además de totalmente equivocado. ¡No es real y no es arte!”

“No sé lo que quiere decir”, dijo el artista.

“El arte debería ser un reflejo de la vida, un espejo de la naturaleza y todo eso que dicen. Tiene usted que pintar las personas tal y como son realmente”.

“Sigo sin entender”, dijo Picasso.

“Muy bien, listillo, te voy a endeñar lo que quiero decir”. El americano cogió la cartera de su chaqueta, la abrió y sacó una fotografía. “Mire”, dijo el americano. “Esta es mi mujer tal y como es realmente”.

“Ah, ya entiendo”, dijo Picasso con un aire muy serio. “Su mujer es excesivamente flaca y mide alrededor de 10 cm”.


unacasaenelarbol@hotmail.com

Traductor